sushi-grande

En uno de nuestros últimos artículos os hablamos sobre la dieta mediterránea, tanto sus propiedades como las pautas para seguirla, pero lo cierto es que aunque es una de las mejores que hay no es la única, a continuación te hablamos de otras tres formas de comer saludable en otras partes del mundo.

La revista Forbes realizó un estudio acerca de nuestra alimentación basándose en factores entre los que se encontraban la esperanza de vida y el índice de obesidad para determinar qué países comían mejor y cuáles lo hacían peor. ¿Cuáles son las tres dietas más adecuadas?

  • Japón: en pleno auge en todo el mundo gracias a platos como el sushi o el ramen, la gastronomía japonesa destaca por mezclar perfectamente austeridad y clase. Los japoneses tiene una tasa de obesidad muy baja y una longevidad de 82,5 años, la más elevada del mundo. El arroz es básico en su dieta, un ingrediente tan esencial que todo su menú gira en torno a él, del que en Japón hay más de 300 tipos. Aparte del arroz, el menú japonés siempre incluye verduras, algas y legumbres y elevadas dosis de pescado. El postre es poco frecuente en su forma de alimentarse, limitándose los postres dulces a ocasiones especiales. Su forma de comer también difiere de la del resto puesto que su menú consta de 4 ó 5 platos servidos en pequeñas raciones. Se sirve todo al mismo tiempo para que se combinen sabores y texturas y se come con palillos, lo que marca un ritmo lento que favorece la digestión.
  • Suecia: la dieta sueca no es tan conocida ni tan variada pero se trata de una forma de comer muy sana que merece la pena ser tenia en cuenta debido a la longevidad de su población, 81 años, y sus bajos niveles de obesidad o enfermedades cardiovasculares. En el caso de Suecia las verduras son escasas debido al clima, abundan las coles, repollos, nabos, patatas y ruibarbos pero apenas se come fruta. El pescado es un ingrediente clave y se consumen en abundancia el salmón, el bacalao, el arenque, la anguila y el marisco. Destaca también en su dieta la abundancia de pasteles, lácteos, cocinar la mayoría de las recetas con mantequilla y la importancia que se le da a la carne, especialmente la de cordero. El café es otro de sus puntos fuertes, lo toman varias veces al día. Aunque en un primer momento se dude de su eficacia por elementos como los pastelecomida-francesas, los lácteos o el hecho de que cocinen con mantequilla, es importante recordar el entorno en el que se mueven. Se trata de una dieta adecuada para sus condiciones climatológicas pero sin duda no para un país mediterráneo.
  • Francia: con una longevidad similar a la española, 81 años también, llama mucho la atención que un país conocido especialmente por sus quesos y sus croissants sea tan saludable. Lo que más destaca de la cocina francesa sin duda es su variedad dependiendo de la región de la que se trate pero todas ellas coinciden en lo básico: verduras presentes siempre, ya sea como guarnición, como entrante o como ensalada. Las ensaladas en Francia son de ingesta diaria y a menudo ejercen de primer plato. Aunque el alcohol es habitual en su dieta, también lo es la carne de calidad y las raciones son bastante moderadas, los franceses son amantes de la buena cocina y a menudo prefieren la calidad a la cantidad.

 ¿Qué dieta te ha convencido más de las tres?