recetas con fruta de la pasión

Se come su interior, lleno de pepitas crujientes, rodeadas de un jugo amarillo con un característico sabor entre dulce y ácido. Conocemos poco de ella, como fruta exótica pero, ¿qué otras formas podemos encontrar de comer parchita?

Hoy, desde Fashion Fruit, queremos traerte algo muy muy especial: ¡recetas con fruta de la pasión! Y es que, a pesar de que es una fruta muy poco consumida en la Península Ibérica, tiene muy buenas propiedades para nuestro cuerpo, como que puede ayudar contra problemas respiratorios, contra problemas digestivos y que es muy buen aliado tanto para deportistas como para aquellos que se hayan impuesto una dieta para bajar peso.

Tiene un sabor que sorprende a muchos, porque es muy ácida, y la sensación de masticarla puede parecer un poco rara, porque las pepitas de su interior son muy crujientes. Pero es innegable que tenemos que introducirla en nuestra dieta. ¿Que cómo? ¡Pues aquí os traemos dos recetas estupendas!

Salsa de fruta de la pasión (Receta de Hogarmanía)

salsa de parchita

¿Qué necesitamos?

  • 12 piezas de parchita

  • 1 vaina de vainilla

¡Manos a la obra!

Es una receta muy rápida y fácil, perfecta para acompañar después a carne y/o pescado.

Lo primero que tenemos que hacer es vaciar las parchitas, que tienen en su interior muy poca cantidad de fruta, tan solo 30 gramos de contenido.

Con un tercio del contenido haremos zumo, es decir, lo pasaremos por la turmix o por la batidora.

En un cazo, echaremos la fruta y el zumo, que dejaremos que se hagan a fuego lento. Cuando lleven unos minutos, echaremos las semillas de la vaina y dejaremos cocer, removiendo, durante un par de minutos más.

¡Y ya lo tenemos!


Y ahora el postre…


Milhojas de chocolate y fruta de la pasión (Receta de El Corte Inglés)

fruta de la pasión

¿Qué necesitamos?

  • 200 gramos de chocolate con leche

  • 5 hojas de gelatina neutra

  • 300 mililitros de zumo de maracuyá

  • zumo de 1 lima

  • 120 gramos de azúcar

  • 1 cucharada de azúcar glas

  • 200 mililitros de nata montada

  • 2 cucharadas de ron blanco


¡Manos a la masa!

Lo primero que vamos a hacer es hacer zumo las parchitas y mezclarlas con el zumo de la lima. Mientras tanto empapamos la gelatina y, cuando esté empapada, vamos a echar 100 mililitros del zumo a esta. Lo añadiremos a un cazo al fuego y le daremos un par de minutos de cocción.

Ahora retiramos el zumo del fuego y echamos el ron, la nata montada y el azúcar glas y lo mezclamos todo, mientras lo dejamos enfriar. Cuando esté frío, lo metemos en la nevera durante dos horas.

Por otro lado, vamos a derretir el chocolate al baño maría y, lo dejamos enfriar sobre una plancha lisa. Y cuando esté más solidificado, vamos a hacerlo círculos con un cortapasas, y lo dejamos enfriar en la nevera durante un par de horas.

Ahora vamos a por el culís. Con el resto de parchita que nos ha quedado vamos a hacer un zumo (sin grumos), al que le vamos a añadir una cucharadita de azúcar glas y el agua necesario.

Esto ya se acaba. Lo que vamos a hacer es poner un círculo de chocolate como base y, justo encima, un poco de mousse de parchita y, de nuevo, otro círculo. Lo ideal sería hacer chocolate, mousse, chocolate, mousse, chocolate, para que nos salgan 4 postres, más o menos. Y el culis por encima.


¿Qué os parecen?