• Comer 12 uvas con las 12 campanadas: Tradición que se remonta a 1909, por una excelente cosecha de uva en España, en la zona del Levante. Para poder dar salida a esa cosecha extra, se popularizó que las uvas se correspondían a los 12 meses del año y que, si se comía por campanada, se iba a tener suerte todos los meses del año. Otra versión se remonta a 1882, época en que las clases más altas de la burguesía solían tomar champán y uvas por Nochevieja como símbolo de riqueza y poder. Fue entonces cuando un grupo de madrileños decidió ir a la Puerta Sol para criticar esta tradición y tomar unva por campanada. Unos años más tarde, en 1885, cuando la tradición de este grupo se había consolidado, fue Antonio Cánovas del Castillo, presidente del consejo de Ministros, quién despidió el año con uvas y champán, haciendo una referencia explícita a esa costumbre, e instaurándola como tradición para todos.
  • Tomar las uvas apoyados en el pie derecho y con el pie alzado, a pata coja. Esta costumbre, levantarse de la cama o entrar en algún sítio con el pie derecho para atraer suerte, viene de antiguo.
  • Salir de casa con una maleta de viaje o dar la vuelta a la manzana con ella en cuanto empiece el año. La creencia popular sostiene que, si se realiza este ritual, habrá viajes en el año que empieza. También se pueden sacar las maletas a la puerta en cuanto acaben las campanadas, o tomar las uvas debajo de la mesa. Esta costumbre está muy extendida en países de Sudamérica como Perú, Bolivia, Paraguay, México, Chile o Colombia.
  • Comer lentejas el día de año nuevo: Esta es una costumbre de Italia, que en vez de uvas comen lentejas tras las campanadas. Las lentejas son símbolo de prosperidad, En España comer este plato el día 1 atrae éxito y felicidad. Y si se acompañan de arroz - otra comida a la que se le atribuye suerte - mucho mejor. La tradición se remonta a la antigua Roma. Hace siglos era costumbre que los romanos regalaran por Navidad una bolsita, que se ataba a la cintura, llena de lentejas, con el deseo que se convirtieranm en los largo del año, en monedas.
  • Ropa interior roja y nueva: El rojo es un color que atrae la felicidad, el amor y la buena suerte. Durante la Edad Media era símbolo del demonio, la sangre y la brujería, por lo que era un color tabú: estaba tan prohibido que hubo momentos y sitios en los que no se podía plantar o consumir alimentos rojos, como sandías, tomates y pimientos. Sin embargo, esa creencia cambió y se le otorgó el significado actual de la buena suerte y su relación con la vida y la prosperidad.
  • Escribir en papel todo lo malo que ha pasado en el año y quemarlo, para dejar las desdichas. Desde hace siglos, el fuego ha sido considerado un elemento purificador, que limpia energías negativas. De ahí que dejar constancia en un papel lo malo que haya pasado - o los defectos que se quieran limpiar - y quemarlo implica dejar esas cosas malas, para que no se vueltan a repetir. 
  • Poner un billete grande (de 100, 200 o 500 euros, preferiblemente), en el zapato derecho o tomarlo en la mano cuando empiece el día 1, para tener dinero todo el año. Una variación de esta costumbre es poner oro (en este caso un anillo) en la copa de cava, champán o sidra con la que se brinda.
  • Abrir las puertas de la casa. Se cree que si, al llegar la medianoche se abren las puertas de la casa, se deja salir el año que acaba y se da la bienvenida al nuevo, con todo lo que conlleva.