amigo-invisible-grande

¿Quién no ha participado alguna vez en un amigo invisible? Ya sea en el colegio o entre tu grupo de amigos, todos hemos jugado alguna vez a este juego en el que se regala de forma anónima a otra persona, pudiendo darle pistas antes de la entrega de los regalos y haciendo que la persona con la que se obsequia el regalo tenga que adivinar quién ha podido ser.

Además de ser una forma divertida de conocerse un poco más, el amigo invisible se ha convertido también en una forma de regalar en tiempos de crisis gracias a que antes de comprar un regalo se establece el presupuesto de todos para que sea lo más equitativo posible.

Una tradición que siempre ha estado ahí pero…¿cuál es su origen?

El origen del amigo invisible

Como pasa siempre con este tipo de tradiciones su origen no es del todo seguro pero lo más probable es que esté relacionado con una costumbre venezolana de finales del siglo XIX  o principios del XX.

Las damas venezolanas de aquella época casadas o comprometidas no podían tener amigos y menos aún recibir regalos de ellos, tan sólo podían tener compadres.  Teniendo en cuenta esto, lo que se hacía era que los grupos de amigos se reunían en Navidad para realizar un intercambio de regalos. A esta tradición se la llamó compadre de papelito o compadre secreto de papelito porque se escogía de forma aleatoria el nombre de una persona al sacar un papel escrito y guardado dentro de un recipiente. Los regalos se hacían así de forma anónima, sin levantar ninguna sospecha.regalo-amigo-peque

Con el paso del tiempo esta tradición se ha ido extendiendo y evolucionando hasta convertirse en un fenómeno global conocido como “secret santa” en inglés, “ami invisible” en francés o “witchleln” en alemán. Se crearon así mismo distintas modalidades como la posibilidad de elegir una temática para el regalo o la creación el enemigo invisible, que se basa en hacer regalos absurdos.

La versión norteamericana 

De acuerdo con la versión de los norteamericanos el primer amigo invisible fue Larry Dean Stewart, un ciudadano que repartió dinero entre los más necesitados durante gran parte de su vida.

A Stewart le despidieron del trabajo en la semana de Navidad y pasó por muchas dificultades económicas hasta que finalmente consiguió convertirse en una persona adinerada gracias al negocio de la televisión por cable y las llamadas a distancia. Cuando se convirtió en una persona rica no se olvidó de aquellos desconocidos que le prestaron ayuda en sus peores momentos y por eso desde aquel momento y durante cerca de dos décadas estuvo repartiendo dinero de forma anónima. En el año 2006 fue diagnosticado con un cáncer y entonces decidió revelar su nombre con el objetivo de inspirar a la gente a que hicieran lo que él había estado haciendo. A lo largo de aquellos veinte años llegó a repartir más de 1.300.000 dólares.

Basándose en esa iniciativa se cree que nació el amigo invisible puesto que muchas personas aplicaron la idea de Stewart como un juego entre sus amigos y a la vez otros muchos crearon numerosas páginas web que expandieron la iniciativa filantrópica de forma internacional.

Y tú, ¿has celebrado alguna vez el amigo invisible?