mangostan-grande

Una de las frutas exóticas más cotizadas por su exquisito sabor y también por su consistencia, el mangostán se conoce también como mangostino, mangostín o mangosto.

Fruto nativo del sudeste de Asia, en concreto Tailandia, donde se considera un manjar. Entre sus países productores encontramos a China, Sri Lanka, Tailandia, Borneo, Filipinas, Guinea, Brasil, Malasia o Madagascar. Actualmente la demanda de esta fruta ha aumentado considerablemente en Europa, llegando a considerarse un cultivo muy importante por su elevado consumo.

Es una fruta exótica con forma esférica, de color rojo y púrpura cuando madura, amarillenta cuando aún está verde. Es muy preciada y codiciada por su sabor, que es muy dulce y meloso.

¿Cómo es mejor comerlo?

comer-mangostan-peque

A pesar de que no se distinguen variedades sí se hacen distinciones dependiendo del tamaño del fruto, su grado de acidez y sabor. Existen más de 200 tipos distintos de mangostán con una diferencia considerable de peso puesto que algunos pueden llegar a pesar un kilo. Respecto a sus tipos, aunque los amarillos son más sencillos de cultivar que los morados, también son los que tienden a ser más amargos.

Aunque acompaña perfectamente a ensaladas y sorbetes el mangostán se consume sobre todo al natural. Para comerlo fresco deberemos cortar la piel por la mitad y quitarla, como si estuviéramos pelando un huevo cocido. A veces también se sirve la pulpa fría acompañada de helado o nata.

¿En qué época del año debemos comprarlo?

La buena noticia es que se trata de una fruta tropical que madura todo el año por lo que lo encontraremos sin problema pero también es bastante cara.

Elegiremos ejemplares sin marcas y que cedan levemente a la presión del dedo. Si se va a consumir como fruta fresca lo guardaremos en la nevera  poco antes de comerlo para que esté frío. Sin embargo, como pasa con otras frutas tropicales no soporta bien las temperaturas frías y es muy receptivo a los olores, por lo que se recomienda guardarlo en un recipiente hermético.

Beneficios para nuestro cuerpo

Su contenido en agua es muy elevado y como contiene hidratos de carbono en cantidad moderada su valor calórico es alto. Aporta fibra además, que mejora el tránsito intestinal.

mangostan-entero-peque

Gracias a su altísimo contenido en potasio y poco sodio su consumo es recomendado en personas con hipertensión. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, la actividad muscular y el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Por otro lado, su alto contenido en potasio deben tenerlo en cuenta las personas que padezcan insuficiencia renal y requieran dietas especiales que controlen este mineral.

En caso de diabetes u obesidad se debe tener también en cuenta la cantidad a consumir por su contenido en hidratos de carbono.  

Se ha demostrado que también resulta efectivo contra bacterias como la salmonella, el estafilococo o el enterococo y por eso se considera fingicida, antibacterial y antiviral. Aumenta las defensas y contiene vitamina B12, que mejora el sistema nervioso y el metabolismo hepático.