recetas con chiriimoya

La chirimoya proviene de Sudamérica, pero está producida en España, al 80% del volumen mundial. ¿Lo sabías? ¿Y qué hacemos con tanta chirimoya? ¡Aquí tienes unas recetas!


Como comentamos el lunes en nuestra página de Google +, España es el principal productor de Chirimoya, produciendo y exportando el 80% del total mundial. Son unos números bastante buenos, ¿cierto? Pero hay un problema: los españoles no somos, ni de lejos, los mayores consumidores de chirimoyas a nivel mundial. ¿Por qué? Porque no encontramos muchas recetas ni maneras suculentas y deliciosas de preparar esta fruta a la hora de comer.


Pues, lo que pretendemos desde nuestra página, es que disfrutes de esta fruta, que tantas buenas propiedades puede aportarte esta estupenda y fabulosa fruta, dentro de una dieta mediterránea equilibrada.


Para ser más concretos, hoy lo que te traemos son dos postres: un helado natural de chirimoya y una mousse de chirimoya, ambas recetas son de la página de cocina Cookpad. ¡Allá vamos!


Helado natural de chirimoya

helado de chirimoya

¿Qué necesitamos?

  • una chirimoya madura, para que le dé el dulzor

  • Un chorro de bebida vegetal (soja, avena, almendras)

Vamos a usar un robot de cocina o una batidora de vaso.

¡Manos a la masa!

En primer lugar, tras seleccionar la chirimoya adecuada, la abriremos por la mitad.

Después, con una cucharita, nos encargaremos de separar la pulpa de las pipas. ¡Que no se te cuele ninguna!

Cuando esté separado, meteremos la fruta en el congelador al menos un día, aunque podemos tirar de esto cuando queramos, no es necesario que sea al día siguiente, ya que puede aguantar en el congelador casi un año.

Cuando queramos usarlo, lo separamos con la mano y lo ponemos en el vaso de la batidora. Echamos el chorrito de bebida, y lo batimos, hasta que quede una masa homogénea y suave.

Se sirve instantáneamente.


Mousse de chirimoya

mousse de chirimoya

¿Qué necesitamos?

  • 300 gramos de pulpa de chirimoya (sin pepitas)

  • 80 gramos de azúcar

  • 50 gramos de azúcar glas

  • 300 gramos de nata montada

  • 3 claras de huevo

  • 3 hojas de gelatina

  • 15 mililitros de leche

¡Manos a la masa!

Limpiamos la pulpa de pepitas.

Montamos la nata con el azúcar.

Empapamos las hojas de gelatina y, cuando estén listas, las escurrimos y las mezclamos con la leche.

Ahora vamos a mezclar la fruta con la leche y, a su vez, iremos echando poco a poco la nata montada y, posteriormente, las claras montadas.

Ya está casi listo. Ahora lo servimos en varios recipientes y lo metemos en la nevera, al menos tres horas.

A la hora de servir, ponemos el azúcar glas por encima. También podemos rallarle un poco de limón.

Esta es la receta original, pero ya sabéis que nosotros siempre intentamos tratar con elementos naturales, así que es preferible que el azúcar no sea azúcar refinado, sino moreno u otro endulzante, como, por ejemplo, sirope de arce o de ágave. Para sustituir el azúcar glas, recomendamos miel.


¡Esperamos que os hayan gustado estas recetas!