fresa-grande

La protagonista de este mes de mayo es sin duda la fresa, una fruta que toda la familia disfruta gracias a su delicioso sabor y todas las posibilidades que ofrece en la cocina. Curiosamente es la única fruta cuyas semillas están en la parte exterior.

Fresas y fresones, variante un poco más grande, crecen en el fresal, planta de la familia de las rosáceas que incluye más de 2.000 especies distintas de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por las regiones templadas de todo el mundo. Tanto fresas como fresones son grutas muy apreciadas y evocan a los consumidores el inicio de la temporada primaveral. 

Origen

La fresa tal y como la conocemos hoy en día fue introducida en Europa por los americanos en el siglo XIX. Poco después de que empezara a ser conocida en Europa se cruzó con la variedad chilena, consiguiendo una fruta más grande y sabrosa. En España la provincia en la que más se cultiva esta fruta es Huelva, zona que además con el paso de los años ha adquirido reconocimiento mundial.

Actualmente la producción de fresas en Huelva representa más del 65% del volumen nacional. Maresme (Barcelona), Valencia y Extremadura completan el 35% restante. Otros países productores de fresas son Italia, Israel o Estados Unidos mientras que los principales clientes son Francia, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Suiza y Austria. 

cesta-fresa-peque

Variedades más importantes

Dependiendo de dónde se cultiva las características de la fresa varían, las variedades más conocidas que tiene son: 

  • Reina de los Valles: variedad que predomina en el mercado español. Se trata de una fruta pequeña de color entre rojo blanquecino y rojo brillante con una pulpa dulce y aromática.
  • Camarosa: se trata de un tipo de fresón grande de origen californiano de un color muy brillante.
  • Tudla: fresones grandes, alargados, aromáticos, de un color rojo intenso tanto por dentro como por fuera.
  • Oso grande: fresón californiano de color naranja y con forma de cuña achatada.
  • Cartuno: fresón con forma cónica de color rojo brillante y con un sabor más azucarado.
  • Carisma: fresón de color rojo suave y gran tamaño. Esta variedad en particular tiene la capacidad de adaptarse a todo tipo de suelos y climas.
  • Irwing: fresones redondeados y achatados que ofrecen un color rojo mate.
  • Pájaro: fresones cónicos y firmes de color rojo brillante y uniforme. Se trata de la variedad de fresón que tiene más sabor de todas.
  • Selva: considerados fresones de verano puesto que se comercializan especialmente entre mediados de julio y finales de septiembre.

Cómo comprarlas y conservarlas

En general los fresales florecen entre finales del invierno y principios del verano así que las fresas maduran durante toda la primavera y el verano, es decir, desde el mes de marzo hasta el mes de julio podemos comprarlas, son productos de temporada. Saber cuándo es mejor consumirlas es sencillo, cuando se encuentran en su momento de maduración desprenden un olor inconfundible. Debido a su estructura delicada y tierna se deterioran fácilmente, especialmente con el calor y la humedad.

A la hora de comprarlas lo mejor es elegir fresas y fresones gruesos, brillantes y con buena apariencia porque son alimentos muy delicados y perecederos. Aunque es cierto que prácticamente ya se venden fresas todo el año lo mejor es comprarlas en su época, durante su temporada saben mucho mejor y además tienen un precio más competitivo. Cuando estemos escogiéndolas deben estar firmes al tocarlas, con un color rojo brillante si se trata de la variedad española y libres de golpes o moho. Las fresas verdes no son una buena opción tampoco porque carecen de sabor.fresa-manos-peque

El tamaño ideal es el mediano porque tienen mejor sabor que las más grandes, que contienen normalmente mucha agua. Si aún así no estás seguro de si estarán en su punto lo mejor que puedes hacer es olerlas, cuanto más huelen más frescas están. Revisa también el paquete porque si están amontonadas dentro es posible que algunas estén en mal estado y comprueba cuándo se empaquetaron, evitando que hayan pasado más de uno o dos días aunque lo ideal es que las escojas tú así que si tienes la opción de elegirlas sin tener que comprarlas empaquetadas mucho mejor.

Es mejor comprarlas con los tallos intactos, éstos no se quitarán hasta que se hayan lavado porque de esta forma se conservan mejor. Lo ideal es guardarlas en el frigorífico o en un lugar fresco, oscuro y ventilado. Hay que evitar guardarlas todas apelotonadas, lo mejor es esparcirlas todo lo posible en una fuente o plato llano. Si no están muy maduras en estas condiciones resistirán aproximadamente 4 ó 5 días.

Nosotros las tenemos presentes en muchas de nuestras cestas, por ejemplo la Cesta Cupido o la Cesta Baúl Dulce.