Ding Dong Ding Dong Ding Dong… ¡se casan los novios! Y como es normal, estarás muy nervios@ y querrás que tu boda salga perfecta, a tus ojos y a los ojos de todos los invitados que acudan al gran acontecimiento. Pero la cuestión está en: ¿cómo hago para que mi boda no se pase de formal, siendo original y divertida, y, al mismo tiempo, no parezca desaliñada y desordenada? ¡Fashion Fruit te trae hoy algunas claves para que esto no pase!


En primer lugar, y mucho antes de ponerte a pensar en el cómo, tienes que pensar el cuándo y en el dónde. Porque obviamente, una boda a mitad de enero en Madrid, no puede celebrarse en un parque al aire libre, ni una boda en julio en Maldivas (los monzones te estropearían el momento seguro).


Normalmente, el dónde suele ser en un sitio a la que pueda ir fácilmente toda la familia y amigos de los novios, para poder disfrutar este momento especial con los seres queridos. Eso sí, en la actualidad, es muy complicado que los novios y sus familias pertenezcan a un sitio en común: la novia puede ser  de Madrid, el novio de Asturias, la familia de ella de Alemania y la de él francesa y, lo mejor, ellos haberse conocido en Edimburgo, un lugar con mucho encanto para casarse. Hay que poner un punto medio, para evitar enfados y bajas de última hora.


Una vez que ya sabemos cuándo y dónde os vais a casar, haceros la siguiente pregunta: ¿qué tenemos en común? No creo que os cueste mucho porque, en fin, por algo os habréis decidido a estar juntos el resto de vuestra vida, hasta los polos apuestos se pondrán de acuerdo en algo. Puede ser el amor por la cocina, por las series de ciencia ficción, por los libros de Harry Potter o por los caballos. El caso es, que para hacer de tu celebración la más original, lo mejor es darle una temática que os identifique perfectamente.


Cuando lo hayáis elegido, piensa en qué cosas podríais añadir para darle un ambiente completamente personal. Por ejemplo, si elegís que lo vuestro es la fantasía, ¿qué te parecería celebrar vuestra boda en un jardín o un bosquecito con caminos de piedra y verdes árboles, de troncos altos y rugosos, queriendo hacer creer que estáis rodeados de hadas y magia? Si lo que más es gusta son los superhéroes, podéis celebrar vuestra boda en la terraza de una de las torres más altas de tu ciudad, como así lo hizo Mr. Fantástico y la Mujer Invisible. Si además quieres enfocarte en uno de ellos en particular, siempre puedes añadir colores en especial, rojo y amarillo para The Flash, rojo y azul para Superman o Supergirl, verde para Green Lintern… ¡las ideas son infinitas!



La lista de invitados es algo que trae a todo el mundo de cabeza. ¿Qué invitaciones cogemos? ¿Qué tipo de papel? ¿En crudo o en crema? Es un detalle que ha traído a los novios de cabeza durante muchas generaciones. En el siglo XXI tenemos una solución muy fácil: ¡las redes sociales! ¿Para qué vamos a complicarnos en un detalle tan pequeño cuando quedan tantas cosas por hacer? Haz un evento de Facebook o, para que sea mucho más personalizado, haz una página web únicamente dedicada a vuestra boda, manda un mail o un mensaje de whatsapp a todos aquellos que quieras que vayan a vuestra boda con la URL del sitio y que allí se enteren de todo: puedan decir si van o no a la boda, elegir entre la lista de los regalos de boda, la dirección del sitio…


Uno de los detalles que más se recordarán de tu boda pasado el tiempo será el banquete que des. ¿Carne o pescado? ¿Haciendo un elogio a tus orígenes franceses o a vuestra pasión por el sushi? Lo mejor, para evitar el “esto no me gusta” de tus invitados, es ofrecer varias opciones. Es muy importante que pruebes varias opciones, que no te quedes con la primera que te guste un poco más, sino que compares, si es necesario, varias veces. Además, cuando envíes las invitaciones, es muy importante añadir una casilla para alérgicos y a qué son alérgicos. Si va a haber niños, no metas un menú únicamente vegano, pues es muy probable que a ellos no les guste.

Una de las mejores ideas para la comida, ¡ofrece de todo! Pon varios foodtrucks o mesas con distintos estilos para que la gente pueda elegir qué quieren comer y cuánta cantidad (muchas veces nos quejamos porque hemos comido mucho en las bodas). ¡Así nadie podrá quejarse! Eso sí, organízalo de manera que las colas en el buffet no sean eternas.

Los centros de mesa es otro detalle que destaca en las bodas. Normalmente suelen ser flores que, gracias a la infinita variedad, ¿por qué no iba a ser perfecto? Recuerda que queda muy feo que los centros de mesa sean tan altos que la gente no pueda verse las caras, y que no pueden ocupar la mitad de la mesa, mejor que sobre algo de espacio, para que la gente no se agobie.


Además, se pueden ir cambiando los centros de mesa. ¿Por qué no poner una cesta de fruta a la hora de la merienda? ¿Y por qué no un centro de mesa a base de gominolas para los más pequeños (de edad y de espíritu)?


Esperamos haberos dado buenas y originales ideas y que podáis hacer de vuestra boda el momento y el día perfecto. ¡Déjanos tu comentario!