cerezas-grande

Cuando pensamos en el mes de junio no podemos evitar sentir el comienzo del verano, el calor y también de la llegada de una fruta que gusta mucho a todo el mundo: las cerezas.

Tal y como pasa con la fresa, esta deliciosa fruta ofrece además muchísimas posibilidades puesto que puede consumirse tanto fresca como en tartas, mousses, mermeladas o compotas. En general las que tienen un tamaño mayor suelen ser las que poseen la mejor textura y también sabor.

Origen

arbol-cereza-peque

El origen de la cereza se cree que está en los mares Negro y Caspio, de dónde poco a poco se fue extendiendo hacia Europa y Asia gracias a las migraciones humanas y de aves. A día de hoy la cereza es una fruta muy popular cuyos árboles se cultivan en muchísimas regiones y países de todo el mundo, eso sí, es necesario que éstas sean de clima templado y por eso los países con mayor producción suelen ser Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia y España.

En España en concreto son famosas las cerezas de una zona en especial, el Valle del Jerte, en Cáceres aunque en Andalucía poco a poco también se está aumentando su producción.

Variedades más importantes

En Europa las variedades más conocidas que tenemos son las cerezas dulces y las agrias.

Dentro de la variedad dulce destacan:

  • Cerezas Napoleón: también conocidas como Royal Annes en el siglo XIX, estas cerezas son grandes, crujientes y doradas aunque con un brillo rojo. En España es de las más conocidas y se suele utilizar tanto como fruta para mesa como para la elaboración de mermeladas.
  • Tártara negra: otra variedad de cereza dulce, es de un color muy oscuro y posee una carne tierna y mucho sabor. Se cree que se introdujo en Europa a través del Cáucaso.
  • Ambrunesa: crujiente y con sabor dulce. De color oscuro cuando está madura, es la cereza más apreciada y su origen es el Valle del Jerte. Con forma achatada, el tamaño del hueso es grande.
  • Burlat: esta variedad posee un fruto grueso, la pulpa roja, firme, jugosa y con un toque dulce.
  • Otras variedades menos conocidas son: Starking, Lapins, Summit, Vittoria, Van, Picota y Sandy.

Las agrias por su parte son frutas por lo general más oscuras y de tallo corto, más conocidas en España como guindas. A veces son tan agrias que resulta imposible consumirlas. Por lo general son frutas pequeñas y redondas con un color entre el rojo y el negro y sus variedades mas conocidas son:

  • Richmond: se trata de la primera guinda disponible a finales de primavera y es muy buena para cocinar.
  • Montmorency: con un sabor bastante ácido, este tipo de guinda contiene muchos antioxidantes y melatonina, por lo que se suele recomendar médicamente para las personas con insomnio y los deportistas que quieran mejorar su rendimiento. 
  • Morello: se trata de una fruta más dulce que suele utilizarse para hacer mermeladas y acompañar postres con chocolate negro. Tiene una piel muy oscura.

Actualmente también existen las cerezas híbridas, que básicamente son similares a la cereza común, con un color negro o rojo oscuro, pero un sabor acidulado que recuerda a la guinda.

Cómo comprarlas y conservarlas

cereza-roja-peque

Tanto las dulces como las agrias son frutas de verano por lo que las podemos disfrutar desde finales de abril hasta mediados de agosto aunque sin duda los mejores meses para hacerlo son junio y julio.

A la hora de escogerlas deberemos elegir las futas de color rojo oscuro o negro vivo, preferiblemente carnosas, con piel firme, brillante y sin imperfecciones. Con tallos verdes y frescos, es importante asegurarse de que el tallo está bien unido al fruto.

En el caso de las cerezas tienen mejor sabor cuanto más grandes sean mientras que en el caso de las guindas las mejores son las redondas y pesadas de color entre rojo claro y rosado amarillento.

En la nevera pueden conservarse sin problema hasta dos semanas. Todas las variedades admiten congelación aunque normalmente las más oscuras la soportan mejor.