mango-piel-grande

El verano es una época que se caracteriza por las altas temperaturas, las vacaciones y la necesidad de refrescarse. Es la estación del año en la que más fruta se consume debido a su frescura y también es por supuesto una buena época para tomar esa fruta de distintas maneras: en granizados, helados, smoothies, ensaladas, como almuerzo o merienda. 

Una de esas frutas veraniegas deliciosas que además de refrescarnos nos hidrata y aporta un montón de nutrientes es el mango. 

Origen

El mango es una de esas frutas que la humanidad conoce desde hace muchísimo tiempo, de hecho su cultivo se realiza desde tiempos prehistóricos. Se cree que su origen es el noroeste de la India, en las laderas del Himalaya y en Sri Lanka. arbol-mango-peque

A día de hoy se cultiva especialmente en La India, Indonesia, Florida, Hawai, Egipto, Istael, Brasil, Cuba o México, que es el principal exportador del mundo. En España destacan las producciones de las zonas de Málaga y Granada, donde hay algunas zonas con microclima tropical, el adecuado para su cultivo, y también en las Islas Canarias.

Variedades más importantes

Se conocen tres tipos de mangos según la zona de la que provienen y después hay distintas variedades desarrolladas a partir de esos tipos:

  • Indios: de sabor muy dulce, el color de este tipo de mangos va del rojo al muy rojo. Aguanta muy mal la humedad.
  • Indochinos y filipinos: muy dulces, con la piel de color verde amarillento y más alargados. Esta variedad en cambio aguanta bien la humedad y también las plagas.
  • Florida: con la piel de color rojo, alta resistencia, y de sabor un poco ácido.

Estas son algunas de las variedades más importantes: 

  • Keitt: la fruta tiene forma ovalada, el color de su piel rosada y un peso medio aproximado de 500 gramos. Como la pulpa prácticamente no tiene fibras es fácil comerlo con cuchara.
  • Kensington: con forma alrgada y piel de color amarillo verdoso con una zona roja, su peso oscila entre los 450 y los 500 gramos. Tiene un poco más de pulpa y la semilla es de mayor tamaño.
  • Kent: con forma ovoide ensanchada, la piel es de color amarillo y rojo, el peso de entre 450 y 500 gramos. La pulpa tiene poca fibra y el tamaño de la semilla es más pequeño.ensalada-mango-peque
  • Tommy Atkins: con forma alargada y ovalada a la vez, u piel es de color entre naranja y rojo intenso. El peso medio es de 500 a 550 gramos y contiene bastante pulpa por lo que es complicado comerlo con cuchara.

Cómo prepararlos y conservarlos

Podemos encontrar mango en los mercados durante todo el año porque los países que lo cultivan lo cosechan en épocas distintas pero no se exporta a gran escala porque muchas de sus variedades no soportan bien las condiciones de transporte al ser una fruta muy delicada.

A la hora de adquirirlos debemos nos fijaremos en que sea flexible al tacto pero sin llegar a chafarse bajo la presión de nuestro dedo. Su olor es importante, debemos asegurarnos de que huele bien. No debemos comprarlos verdes pero tampoco con alguna zona negra porque eso indicará que ya están pasados.

El mango que aún está verde puede refrigerarse para retrasar el momento en el que madure. Se mantiene en buenas condiciones un máximo de 27 días si la temperatura media es de ocho grados. Para que madure debemos dejarlo a temperatura ambiente y una vez que lo haga tendremos como máximo cinco días para consumirlo.

La mejor forma de degustar el mango es al natural pero también está bueno en ensaladas, macedonias, helados, zumos…Si queremos tomarlo al natural lo que haremos será cortar la fruta a lo largo en dos trozos, dejando el hueso en el centro. Se realizan cortes en zigzag en cada una de las mitades de la pulpa y presionamos la cáscara hacia fuera. 

mango-peque