Como se puede ver en los calendarios de fechas señaladas, en el de Fashion Fruit os hablamos de algunas muy curiosas, todos los días del año hay algún evento que celebrar, pero hoy queremos hablaros en concreto de un día muy especial: el Día del Padre.

Origen del Día del Padre

El Día del Padre se celebra el 19 de marzo (San José) en España, Portugal, Italia, Honduras, Guinea Ecuatorial, Liechtenstein, Macao, Andorra y Bolivia pero en muchos otros países se celebra el tercer domingo de junio aunque también hay otras fechas: en Rusia es el 23 de febrero al tratarse también del Día de los Defensores de la Patria mientras que en Rumanía es el segundo domingo de mayo y en Australia y Nueva Zelanda el primer domingo de septiembre.

Esta celebración nació en Estados Unidos por la gratitud de una hija hacia su padre. Henry Jackson Smart, veterano de guerra, vio como su esposa fallecía al dar a luz a su sexto hijo. Él cuidó y educó a sus hijos sin ayuda en una granja de Washington. Como agradecimiento una de sus hijas, Sonora Smart Dodd, decidió crear un día para los padres mientras escuchaba un sermón del Día de la Madre. En 1909 propuso el día 5 de junio, cumpleaños de su padre, pero la elección de la fecha no prosperó, aunque la idea de instituir un día para los padres sí. En el año 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea de establecerlo aunque fue finalmente en el año 1966 cuando el presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación que declaraba el tercer domingo de junio como el Día del Padre en Estados Unidos.

El Día del Padre en España

En España tardó un poco más, el Día del Padre se instauró en el año 1948 gracias a la constancia y empeño de una maestra de escuela, Manuela Vicente Ferrero, que daba clases en el colegio “Santo Ángel” del madrileño barrio de Vallecas. Manuela preparaba cada año junto a sus alumnos algún regalo artesanal para regalar en el tradicional Día de la Madre pero en un encuentro casual con dos padres éstos le recriminaron que los niños cada año hacían algo especial para sus madres pero no para sus padres y como ellos también querían tener un día especial para que sus hijos los colmasen de atenciones.

Ella entendió su malestar y bajo el pseudónimo de Nely escribió un artículo en el periódico “El magisterio español” en el que animaba a otras escuelas a promover esta fiesta. La fecha que eligió fue el 19 de marzo al ser la festividad de San José, padre de Jesús de Nazaret.

La propuesta fue todo un éxito y Pepín Fernández, propietario de Galerías Preciados, le propuso comprar la idea o contratarla a ella en los grandes almacenes. Aunque ella rechazó la oferta, sí llegaron al acuerdo de contratar como dependientas a alumnas de su colegio que fueran graduándose. Aunque hubo quejas y recelos por parte de las instituciones debido al uso comercial de una festividad religiosa a partir de ese momento Galerías Preciados se encargó de promocionar y publicitar el Día del Padre como lo conocemos hoy.