japon-grande

La costumbre de regalar no siempre se interpreta de la misma manera en todos los países. En el caso concreto de Japón por ejemplo hacer un regalo siempre es mucho más que ofrecer un detalle a alguien, a menudo se convierte también en una obligación social cargada tanto de simbolismo como de tradición.

En el país nipón todos los regalos, da igual de la índole de la que se trate, tiene que seguir una serie de normas de presentación, importe y calidad.

Regalar en Japón forma parte de la tradición social del país, se trata de un componente tremendamente importante dentro de la cultura e interacción social japonesa puesto que es una forma de establecer buenas relaciones. Del mismo modo que regalar a veces es un poco más una obligación que una simple tradición, devolver el detalle es muy importante.  

Entre las principales ocasiones en las que en Japón es costumbre dar un regalo destacan volver de viaje, agradecimiento al haber recibido una invitación, al recibir la paga extra de diciembre y junio, en Año Nuevo, en las bodas, bautizos y funerales, al mudarse o al cambiar de empleo.

Normas a la hora de escoger un regalo

En Japón existen algunos detalles que se considera que es mejor no dar como regalo al traer mala suerte o considerarse inadecuados. Un claro ejemplo de esto son los peines, un objeto que nunca debe regalarse ya que su pronunciación en japonés se parece mucho a las palabras sufrimiento y muerte.

Es importante también tener en cuenta el número de regalos que se dan porque algunos traen mala suerte. Uno de los números que más mala suerte traen es el cuatro, de nuevo porque su pronunciación es similar a la de la palabra muerte.

Entre las tradiciones japonesas que más sorprenden a los occidentales está la de no abrir el presente en presencia de la persona que hace el regalo. Es una forma de evitar tener que fingir que nos gusta el regalo al abrirlo, evitando la vergüenza tanto de la persona que hace el regalo como del que lo recibe si éste no cumple con sus expectativas.regalo-marron-peque

Además, cuando se ofrece un regalo lo normal es que la persona que lo recibe lo rechace hasta tres veces antes de aceptarlo. Pese a las negativas el homenajeado siempre termina aceptando el regalo, se trata simplemente de una norma cultural.

También es importante que sepamos que a la hora de entregar el regalo tendremos que inclinarnos educadamente delante de la persona obsequiada con el regalo y entregarles el regalo con ambas manos y las palmas de las manos hacia arriba. La persona que lo recibe también pone ambas manos y realiza una educada reverencia.

Importación de fechas occidentales

La tradición japonesa dicta que ni en Navidad ni en los cumpleaños se hacen regalos pero debido a la importación occidental los japoneses poco a poco también empiezan a hacerse regalos en estas fechas.

Antiguamente el cumpleaños de todos los japoneses se celebraba el mismo día, en Año Nuevo, pero lo cierto es que poco a poco la tradición occidental se ha ido imponiendo y cada vez es más común dar y recibir regalos de cumpleaños en el día.

Otras dos fechas poco tradicionales que poco a poco se han ido implantando en el país nipón son San Valentín y el Día Blanco (14 marzo). En San Valentín son las chicas las que regalan chocolate a los chicos y ellos les devuelven el regalo un mes después, en el Día Blanco.