Cómo montar tu árbol de Navidad

Desde Fashion Fruit queremos ayudar a que te prepares paara estas fiestas tan especiales con un calendario de adviento muy especial: 24 consejos navideños durante 24 días. ¡Aquí va el primero!  El árbol de Navidad

Además, puedes descargar estas fotos que te vamos a ir añadiendo al blog y mandar tus postales de Navidad. ¡Esperamos que las disfrutes!

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

Es uno de los símbolos más representativos de la Navidad. Por lo general, el árbol tradicional de Navidad es el abeto, pero ahora mismo, cada uno pone el árbol que quiera (en mi casa decorábamos la higuera del jardín).

El origen está que en las culturas Celtas Europeas, para representar a los dioses se utilizaban distintos árboles y, en las mismas fechas de la celebración de la Natividad en la religión Cristiana, se celebraba el nacimiento del Dios Frey, Dios del Sol, al que veneraban con un árbol cuya copa representaba el cielo y sus raíces el infierno. Y fue San Bonifacio, que evangelizó Alemania, quien proyectó esta costumbre celta al cristianismo, poniendo el pino como árbol representativo.

Está bien siempre saber algo de historia pero, ahora lo que nos interesa: ¿cuál es el primer consejo, relacionado con los árboles de Navidad?

  • Es un momento estupendo para pasar un bonito momento en familia, así que prepara unas galletas con un vaso de leche para merendar, ¡y a montar el árbol!

  • Los niños se lo pasan pipa con esta tarea así que, si los tienes, guarda los adornos caros y déjales disfrutar.

  • Intenta renovar un árbol o comprar un árbol de plástico. Sabemos que igual no es tan bonito, pero piensa en la cantidad de árboles que tienen que talar si todos compramos árboles naturales (que se van a acabar pudriendo). Lo que puedes hacer es comprar un pino/abeto pequeño e ir viéndolo crecer con los años. Al final tendrás un pino precioso, tuyo, y que no tienes que tirar cuando acaban las fiestas.

  • Si tienes la oportunidad, vete a algún mercadillo de Navidad europeo a comprar adornos de Navidad. Suelen ser hechos a mano y son realmente únicos. Mis favoritos son el Marienplatz, en Munich, el de la plaza de Alexanderplatz, en Berlín y el de Princess Street, de Edimburgo.

  • Siempre puedes hacer tú los adornos. Recuerdo que mi abuela hacía galletas de mantequilla y dejaba unas cuantas que encolada y les ponía un cordón, para colgarlas en el árbol. ¡Todavía tenemos alguna!

  • No te quedes sin árbol. Da igual la forma que tenga, o lo pequeño que sea tu piso. Intenta que sea un detalle que no te falte nunca.

Esperamos que os haya gustado.

Nosotros estamos deseando que llegue mañana para poder darte el siguiente consejo.