¿Sabías que los albaricoques son una de las frutas más jugosas y dulces que existen? Además nos aportan muchas cosas buenas a nuestro organismo. ¿Cocinas mucho con albaricoque? ¿No? ¡Pues te traemos una receta deliciosa de compota de albaricoque para acompañar a tus platos!

En Fashion Fruit te traemos todos los miércoles una rica receta con la fruta de la semana para que puedas siempre estar al tanto de la innovación y la originalidad. Realmente ponemos mucho esfuerzo y mucha ilusión en estas acciones, pero es porque creemos que aportar contenido de calidad a nuestros clientes es algo necesario y que, además, aporta mucho valor a Fashion Fruit como marca. Nos preocupamos por ti.

Esta semana queremos cuidarte con una receta de compota de albaricoque, pero antes de nada, queremos recordarte los beneficios que aporta esta fruta:

Beneficios del albaricoque

  • retrasa el envejecimiento de la piel y los órganos por su contenido en antioxidantes

  • Lucha constantemente contra la retención de líquidos

  • Combate la hipertensión

  • Es perfecta para la prevención de los trombos

  • Forma barreras en el estómago que lo protegen.

No está mal, ¿cierto? Y no solo esto, sino que también tiene un sabor riquísimo con el que puedes cocinar.

Compota de albaricoques a la lavanda (receta obtenida de ABC Sevilla)

albaricoques

¿Qué necesitamos?

  • medio kilo de albaricoques

  • 250 mililitros de vino blanco

  • 3 cucharadas de azúcar moreno

  • 1 rama de lavanda natural o 1 cucharada en polvo

¡Manos a la masa!

Esta es una receta fácil y rápida, además de encontrarse en un rango económico.

Para empezar, vamos a escaldar los albaricoques en una olla hirviendo durante dos minutos y después los sacamos. Lo mejor es pelarlos, puedes hacerlo antes o después de escaldados.

En la misma cazuela, echaremos el resto de ingredientes, que dejaremos cocer durante, al menos, dos o tres minutos a una potencia media-baja.

Una vez tengamos los albaricoques pelados, los troceamos y los volvemos a meter en el almíbar durante unos minutos. Y ya lo tendríamos.

Esta compota puede ir acompañando un plato (por lo general de carne o de lombarda cocida) o puede servir como postre principal, por ejemplo acompañada de una bola de helado de vainilla.

¿Qué te parece esta receta?