Hacer un regalo a veces es complicado, bien porque no conocemos mucho a la persona a la que regalamos, porque tenemos la sensación de que tiene de todo o porque no tenemos el tiempo necesario para buscarlo.

Lo primero que tenemos que hacer sin duda es pasar algo más de tiempo con esa persona para conocerla mejor y sobre todo, escucharla. Algo tan sencillo como escuchar a la persona que tienes al lado puede ser la solución ya que te dará pistas sobre lo que quiere o necesita en ese momento de su vida.

Tras escucharla puedes empezar a buscar mediante una lluvia de ideas, considerando tanto la personalidad como el estilo de vida de esa persona será mucho más sencillo descubrir qué quiere o necesita. Si es hombre o mujer, joven o mayor, si le gusta el deporte, cuáles son sus pasatiempos… Una vez analizada la persona a regalar será mucho más sencillo eliminar posibles regalos. Si aún así todavía estamos muy dubitativos, a veces lo mejor es hablar con algún amigo o familiar que le conozca bien aunque también es cierto que en ocasiones lo que más sirve es la propia experiencia. Por ejemplo, si vamos a buscar un regalo para una niña podemos pensar en lo que nos gustaba a nosotros de pequeños, o a nuestros sobrinos, etc.

Una vez obtenida toda la información, lo que debemos hacer es reducir las opciones a un solo pasatiempo o interés, el que más fácil te resulte, el que más conozcas o el que más le guste a esa persona. Procura también que sea un regalo que pueda compartir con más personas porque seguro que lo disfrutará mucho más. Una vez escogido hay que ser creativo, aportar al regalo más que el obsequio en sí para que además se note que está elaborado.

Cuando el regalo esté elegido, piensa también en cómo personalizarlo. Aunque suene a mucho trabajo a veces personalizar un regalo es tan sencillo como pedirlo online y poner en el paquete el nombre de la persona a la que va dirigido o añadir una pequeña postal con una dedicatoria para él. Apenas te llevará unos minutos y la persona que lo reciba se sentirá conmovida ya que te tomaste el tiempo de crear un artículo único para él, un mensaje único y personal.

Y no olvides envolverlo tú. Te quede mejor o peor, lo importante es que lo has hecho tú, que te has tomado la molestia de intentarlo. Ahora está muy de moda el “packaging” así que a nada que navegues un poco por Internet seguro que encuentras ideas sencillas y divertidas que darán a tu regalo un toque aún más personal.

Finalmente, elige el momento perfecto, a veces no se trata sólo del regalo, elegir un buen momento puede ser la clave para que sea un regalo memorable, que siempre se recuerde con cariño.

Más ideas en: http://www.slideshare.net/FashionFruit1/fashion-fruit-regalos-de-empresa-cmo-hacer-un-buen-regalo-37312012