La receta de manzanas asadas, en muchas familias, ha ido pasando de generación en generación, ha sido un postre que nos han hecho todas nuestras abuelas. Muy típico en invierno y en fiestas como Navidad.

La manzana asada tiene muchos beneficios para la salud:

  • Buena aliada contra el estreñimiento, gracias a su alto contenido en fibra.

  • Tiene un alto poder diurético y antioxidante.

  • ¡A la altura de la naranja! Nos proporciona el 11% de vitamina C que necesitamos a lo largo del día.

  • La mejor solución contra la indigestión y los problemas de estómago.

  • Tiene muchos beneficios para las mujeres embarazadas

  • Y además, podemos hacerla con edulcorantes naturales

¿Te parecen pocos argumentos para ponerte a cocinar? Además, si tienes hijos, es una receta fácil e ideal para empezar a meterles el gusanillo de la cocina en el cuerpo.

Empecemos con nuestra receta:

¿Qué necesitamos?  (Para cinco personas)

  • 5 manzanas

  • 3 cucharaditas de canela en polvo

  • 5 cucharaditas de azúcar moreno

  • 5 cucharas de vino blanco (si no te gusta el vino, puedes echarle otro licor o ron. ¡No te preocupes por los niños! El alcohol se evapora.)

  • Azúcar glas (para decorar)

¡Manos a la masa!

En primer lugar, vamos a precalentar el horno a 200ºC

Mientras el horno se va calentando, tenemos que lavar las manzanas tanto como podamos. Lavar la fruta es muy importante porque, en muchas ocasiones, para que los insectos no se coman la fruta en los invernaderos de producción masiva, les ponen productos químicos insecticidas. En los cultivos ecológicos, pasa lo contrario, los insectos o los pájaros pueden haberles pasado por encima.

Les quitamos a las manzanas el corazón (las pipas), pero tenemos que dejar una pequeña base abajo para que no se escapen el resto de ingredientes. Puedes ayudarte de un cuchillo y de una cuchara o de un descorazonador de manzanas.

Mezclaremos el azúcar moreno, el vino y la canela en polvo en un recipiente.

Sobre una bandeja de horno, colocaremos una hoja de papel vegetal o de horno. Iremos colocando las manzanas a unos centímetros unas de otras, para que no se peguen. Una vez ordenadas, con una cuchara iremos añadiendo la mezcla que hemos hecho previamente dentro de las manzanas.

Meteremos la bandeja en el horno durante 20 minutos. Pasado este tiempo, las sacamos, le añadimos el azúcar glas y las volvemos a meter en el horno para que el azúcar se haga caramelo y así darle mejor sabor y textura al postre.

Después de 5 minutos, ¡tenemos un postre estupendo! ¡Y cuanto más calentito mejor! Si dejas alguna para otro día, mételas antes un poco en el horno o en el microondas.

Consejo número 1: si quieres hacer el postre 100% sano, en lugar de ponerle azúcar, puedes sustituirlo por algún edulcorante natural como la salvia o el sirope de agave o de arce.

Consejo número 2: Si solo las manzanas te saben a poco, puedes acompañarlas de nata o de helado. El helado que mejor les viene es, o bien el helado de vainilla, o bien el helado de turrón.  

Consejo número 3: Si no te comes todas las unidades de una sentada, puedes conservar este postre de varias maneras. Por un lado, si no vas a usar más el horno, puedes guardarlas ahí, donde te aseguras de que hay una temperatura ambiente estable. Puedes dejarlas fuera, cubiertas por una mosquitera para alimentos, para que pueda respirar, pero que no haya riesgo de que toquen otro alimento o se les pose un insecto encima. También puedes meterlas en la nevera. De todas maneras, intenta que no pasen más de tres días desde que las hiciste porque, día a día, va empeorando su sabor y sus propiedades.

¿Qué hemos conseguido con esta receta?

A la hora de cocinar, tenemos que aprender que, lo que nos aporta esta actividad no es únicamente “alimentarnos”. Ir disfrutando de la cocina y la repostería lleva tiempo, pero cuando lo conseguimos, es lo que mejor viene cuando un día queremos distraernos.

En esta ocasión, es una receta muy fácil, así que es perfecta para principiantes o niños, como ya hemos comentado. Si has cocinado con niños, el mayor beneficio que sacas es el de pasar tiempo con ellos, empezar a meterles en el mundo de la cocina y sacarles de los estudios o de los aparatos electrónicos que tanto nos preocupan, a día de hoy, a los padres y/o responsables.

Esperamos que esta receta os haya gustado muchísimo. ¡Estamos deseando ver cómo te han salido! Mándanos tus manzanas asadas por redes sociales o deja un comentario en este post. Y si tienes algún consejo o comentario, ¡no dudes ni por un momento ponerte en contacto con nosotros!

¡Hasta la semana que viene!

Fashion Fruit