cronut-grande

Hacer ejercicio regularmente y seguir una dieta saludable nos ayuda a sentirnos mucho mejor con nosotros mismos y además mejora nuestra salud pero no siempre es fácil aguantarse las ganas de picar algo entre horas, especialmente si se trata de algo dulce. Pero aunque mentalizarse es el primer paso, resistir no es nada fácil.

Para conseguir no caer en la tentación de picar entre horas debemos ser constantes, concienciarnos y prevenir los momentos de debilidad en los que fácilmente caeremos en la tentación, entre ellos: 

  • Cuando estás aburrido: estás en casa aburrido y de repente te acuerdas de la tableta de chocolate que tienes guardada por si acaso en el armario de la cocina…y se acabaron las buenas intenciones, terminas cayendo. Para evitarlo párate y piensa si realmente tienes hambre o simplemente no tienes nada mejor que hacer. Lo mejor para evitar caer es ponerte a hacer algo que te guste y te distraiga de comer entre horas.
  • Cuando estás estresado: hay periodos en los que en el trabajo o en casa hay muchísimo más que hacer, esos momentos de estrés suelen terminar contigo comiendo dulces para olvidarte de los problemas pero se trata de una solución temporal puesto que cuando termines de comer las responsabilidades seguirán ahí y tú además habrás comido un montón de chocolate de más.
  • Cuando te premias: nos premiamos por conseguir un nuevo trabajo, aprobar un examen difícil o aguantar un mes entero a dieta. Cuando hacemos algo bien decidimos premiarnos y lo hacemos con cosas dulces porque las sustancias que segregan nos hacen sentir mejor pero debemos recordar que se trata de un sentimiento momentáneo así que cuando quieras premiarte por algo no lo hagas con comida, cómprate algo que quieras o regálate un viaje espontáneo, no veas la comida como una recompensa.palomitas-peque
  • Ir a comprar con hambre: antes de ir al supermercado haz una lista con todo lo que necesitas y procura ceñirte a ella lo máximo posible para huir de la tentación de comprar lo que no debemos comer. Procura ir además nada más comer o desayunar, de este modo no tendrás hambre y no comprarás de más.

Algunos trucos que podemos intentar para evitar comer entre horas son:

  • Utiliza cubiertos grandes: puede parecer una tontería pero lo cierto es que cuanto más grandes sean los cubiertos que utilicemos menor será la cantidad de comida que ingiramos. Esto se debe a que cuando utilizamos cubiertos pequeños nos parece estar comiendo muy poco y lo hacemos con más ansia pero si son más grandes nos parece que cogemos más cantidad y nos saciamos antes.
  • Come en platos pequeños: si nos servimos en una taza grande la llenaremos hasta el borde por lo que si lo hacemos en platos y tazas pequeños también lo llenaremos pero habrá menos cantidad.
  • Duerme las horas que necesitas: de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Columbia cuanto menos dormimos más calorías consumimos puesto que no dormir genera estrés, lo que se traduce en ansiedad y en asaltar el frigorífico a la primera de cambio.
  • Come con la mano contraria: comer con la mano no dominante puede ser también una buena idea, comeremos más despacio y cogeremos menos cantidad debido a la falta de práctica.
  • Ponte poca cantidad en el plato: no llenes el plato de comida hasta arriba, es cierto que “comemos con los ojos” así que prueba a ponerte menos comida en el plato, si te quedas con hambre siempre tendrás la opción de repetir.
  • Come cinco veces al día: lo ideal es comer cinco veces al día poca cantidad porque de este modo en ningún momento del día tendremos muchísima hambre y así evitaremos los atracones y el apetito entre horas.
  • Come despacio y bebe mucho agua: sé consciente de lo que comes y procura masticar la comida muchas veces. Bebe agua durante todo el día, no sólo en las comidas.

 ¿Conocías estos trucos? ¿Conoces alguno más? ¡Cuéntanoslo!