hacer yoga

En los días que corren tenemos acceso casi instantáneo para conocer casi todos los deportes, sus beneficios y cómo y dónde podemos practicarlos o iniciarlos. Sin embargo, hay algunos deportes que los relacionaríamos con estilos de vida antes de con vida deportiva. Y con este comentario, lo primero que seguramente se te ocurra será  el yoga.


Y este es nuestro deporte de la semana. Porque ¿qué sabemos del mismo? No es un deporte olímpico, rara vez hemos hecho alguna referencia al mismo a nuestros hijos y solo sabemos que ahora mismo hay muchos libros e influencers que hablan de este tema cada vez más a menudo. Pero vamos por partes


¿Qué es el yoga?

Según el diccionario de la lengua española, el yoga es:

  • “Doctrina filosófica hindú de los adeptos al brahmanismo que se basa en las prácticas ascéticas, el éxtasis, la contemplación y la inmovilidad absoluta, para llegar al estado de perfección espiritual y al estado beatífico.”

  • “Conjunto de técnicas de concentración derivadas de esta doctrina filosófica que se practican para conseguir un mayor control físico y mental”

  • “Práctica de estas técnicas”

Por lo tanto, queda clara una cosa, el yoga no es un deporte. Sin embargo, muchas personas a las que les preguntas qué deporte hacen, te dirán que el yoya, y esto es porque los beneficios que aporta son muy parecidos a los que cualquier otro deporte puede aportar.

Hay que tener otra cosa en cuenta y es que no todas las personas practican el mismo tipo de yoga sino que, dependiendo de cuáles sean los beneficios que estemos buscando, nos dirigiremos más a uno u otra actividad. Pese que hay múltiples tipos de yoga, hoy hablaremos de los más comunes o conocidos:

  • Anusara Yoga, relacionado con las prácticas amorosas hacia todas las personas y seres del planeta, se centra en el tantra.

  • Hatha Yoga, que es lo como conocemos como “Yoga”, es decir, la adopción de posturas diferentes con mensajes variados y que hace fluir la energía por las distintas zonas de nuestro cuerpo, incrementando la fortaleza y la flexibilidad.

  • Bikram Yoga, ahora muy conocido y practicado por sus beneficios a la hora de mantener la figura. Se trata de 26 asanas seguidas en una habitación a más de 40ºC,que comenzó a practicarse a finales del siglo pasado.

  • Kripalu Yoga, parecido al hatha yoga, pero centrándose más en el auto-conocimiento y la meditación, para una renovación mental.

Podemos estar hablando de yoga durante un libro (de hecho ya hay muchos escritos), pero nosotros en lo que queremos centrarnos es en:

beneficios del yoga

Cuáles son los beneficios del yoga

  • Alivia y rebaja el dolor, sobre todo los que se encuentran en el cuello y a lo largo de la espalda. Es una práctica muy recomendada para aquellas personas que no pueden realizar deportes de contacto.

  • Nos motiva, gracias a la producción de endorfinas. Además, gracias a esto, reduce los niveles de estrés y de ansiedad y puede evitar la depresión.

  • Tan solo con una práctica de 20 a 30 minutos diarios puedes asegurarte de la mejora de la concentración.

  • Protege el ADN contra el envejecimiento, como no hacen otros muchos deportes de desgaste, tanto físico como mental.

  • También quema calorías, de 400 a 500 por  hora. Por lo tanto, no hay excusa a la hora de ponerse a dieta.

  • Reduce la inflamación producida por enfermedades como pueden ser la diabetes o el cáncer, además de inflamación producida por roturas de hueso y/o musculares.

  • Cuida las articulaciones, ya que mejora la circulación de los fluidos que se desarollan por estas, lubricándolas y reduciendo la rigidez.

  • Mejora la práctica, actividad y disfrute sexual, ya que nos hace sentirlo todo mucho más, tanto a nosotros como al resto de personas y el ambiente que nos rodea. Además fortalece el suelo pélvico.

  • Aumenta la flexibilidad, el equilibrio y la resistencia.

  • Reduce el colesterol.

Estas son solo algunas de las ventajas que el yoga nos aporta, pero ventajas suficientes como para querer practicarlo, ¿verdad?