anillo-compromiso-grande

¿En una copa de champagne en un restaurante bueno? ¿De vuelta al parque donde os disteis el primer beso? ¿En una con todos vuestros familiares? ¿En vuestro pisito, mientras estáis teniendo una tarde perfecta de mimitos y risas? El cómo y el cuándo una persona (porque no son solo los hombres los hincan la rodilla) pide matrimonio a otra es un momento que lleva mucho tiempo de darle vueltas a la cabeza y, sobre todo, muchísimos nervios.

Pero el protocolo de la pedida de mano tiene siglos de historia, ¿te la sabes?

Fue en la época de los imperios egipcios cuando, a la hora de querer casarse con una mujer, el futuro marido, le entregaba a ella un anillo de oro. Sin embargo, tenemos muchos más documentos que afirman que esta tradición se hizo ya muy célebre durante la Antigua Roma.

Se dice que el anillo se coloca en el anular de la mano izquierda porque es el dedo que está conectado de manera más directa con el corazón. ¿Crees que es verdad? ¡Pues sí! Y también fueron los romanos los que empezaron a colocar este anillo en el dedo anular de la  mujer porque es donde tiene la “vena amoris” o “vena del amor”.

Además, por tradición, los anillos de compromiso son redondos porque simbolizan el ciclo de la vida, aunque en la actualidad los formatos varían mucho dependiendo de los gustos.

Fuerons los cristianos los que le dan más importancia a este símbolo y, aunque al principio el material era oro, porque era lo más valioso y la manera de sellar una promesa tan importante como la de pasar el resto de tu vida al lado de una persona, fue en el siglo XV cuando el Archiduque Maximiliano le entregó a María de Borgoña el primer diamante. El diamante se debe a su dureza y a su eternidad, valores que deberían representar el amor que se sella con esta joya.

Hoy en día, la forma y material del anillo, como ya hemos indicado varía según gustos y tradiciones. Entre el protocolo, otra de las normas existentes relacionadas con el anillo de matrimonio es que el marido debe gastarse al menos el 25% de su rent anual en el anillo de compromiso. Es decir, si a lo largo del año este gana 48 000 € al año, debería gastarse al menos 12 000€ en el anillo de compromiso. Obviamente, esta es una de las normas menos conocidas y usadas en relación con la tradición.

En la actualidad existen tiendas especializadas en anillos de boda, como son la famosa Tiffany´s & Co., como en todo lo demás relacionado con este especial día. Pero al fin y al cabo, dan igual las tradiciones. Lo importante es que sea perfecto para la pareja protagonista y, sobre todo, que sea sincero hasta el final.