La llegada de San Valentín nos pone románticos, paseamos por las calles viendo escaparates rojos, cerezas, corazones, flores, chocolates… y es que es una fecha que se viene celebrando desde hace más de quince siglos y, contrariamente a lo que pensamos,  no fue inventado por los grandes almacenes como os contamos aquí

Muchos os preguntaréis el por qué del rojo en San Valentín y si es igual de influyente en todos los aspectos, la ropa, la percepción de los demás. Pues bien, los estudios nos indican que SI. Es un color con mucha fuerza que nos hace percibir las cosas de manera muy diferente a si fuera otro color.

Si bien en Fashion los productos con fresa, con manzana roja o con granada causan furor el día de los enamorados, la vestimenta roja consigue que los hombres sientan una atracción inconsciente. Es algo que compartimos con el mono por lo que no parece ser algo cultural ni aprendido.

Tal es el poder del color rojo y sus connotaciones que un estudio asegura que los pagan entre un 15% y un 23% más de propinas a  las camareras que van de rojo, e incluso ocurre también si el color rojo solo tiene presencia en el color del pintalabios.

Pero y ¿qué hay de los hombres? También, Si ellos se ponen algo rojo también a las mujeres nos resultan más atractivos. Se debe a que lo identificamos con mayor estatus, más dinero,  más posibilidades de éxito y mas seguridad en uno mismo.

Fijaros si tiene poder el rojo que los que van de rojo en taekuondo ganan más veces, así como es  más difícil meter en la portería de un portero que vista este color, eso aseguran los estudios. ¿Por qué? porque en los deportes donde te enfrentas cara a cara identificas este color con más competitividad, agresividad y dominancia.

Desde siempre el rojo es un color que comunica pasión, sexualidad e incluso violencia. También actividad, vitalidad, fuerza…el rojo tiene inumerables connotaciones que se hacen muy presentes el día de San Valentín.

El rojo claramente llama la atención, de ahí que sea el color de las señales de peligro y del stop en los semáforos, capta rápidamente nuestra atención y nos mantiene alerta.

De entre todos los colores el rojo tiene un simbolismo bastante universal, al contrario que otros muchos que tendrán significados muy diversos dependiendo de la cultura de la que hablemos.

Así que si no tienes claro qué regalar en san Valentín, solo con ponerte de rojo ya conseguirás mucho.