pasta-grande

Cocinar pasta es fácil, uno de esos platos que todos sabemos hacer aunque no tengamos ni idea de cocinar, sin embargo sin darnos cuenta estamos cometiendo muchos errores al cocerla, errores que afectan a su sabor y textura.

Es cierto que la estemos cocinando bien o mal nos sabe deliciosa pero no viene mal aprender un poquito más de cocina ¿no?.

Entre los errores comunes que todo el mundo suele cometer a la hora de cocinar la pasta están:

  1. Cocinarla de más: es tremendamente habitual cocer la pasta durante más tiempo del indicado en el paquete. El objetivo es que la pasta quede al dente, para lo que se necesitan entre 10 y 12 minutos de cocción. Cuando decimos al dente nos referimos a que a la hora de morderla haya cierto grado de resistencia, que no se deshaga en la boca.
  2. Añadir aceite en la cazuela: en España es bastante usual echar un chorrito de aceite en la cazuela para que no se nos pegue la comida. Es un error hacerlo con la pasta porque lo que conseguiremos es engrasarla, cosa que evita al mismo tiempo que la salsa se adhiera a la pasta cuando las mezclemos. Lo mejor que podemos hacer es ir removiendo de vez en cuando, no es necesario echar aceite.
  3. Echar sal mientras cuece: otro hábito muy común especialmente en España es echar un puñado de sal al agua antes de que ésta hierva para darle más sabor. Lo cierto es que la sal hay que añadirla después de haber echado la pasta en la cazuela y no antes debido a que el agua salada tarda más en hervir.
  4. Lavar la pasta: esta es sin duda una de las peores meteduras de pata, y también una de las más comunes. Poner la pasta debajo del grifo mientras la escurrimos es un error porque lo que se consigue es que la pasta pierda sabor y al mismo tiempo se enfríe sin necesidad. Sólo está permitido hacer escocer-pasta-pequeto con la ensalada de pasta para que la pasta quede más suelta.
  5. Hacer primero la pasta y después la salsa: otro error tremendamente común es centrarnos en hacer la pasta en primer lugar y dejar la salsa para el último momento. La salsa o el condimento que vayamos a echarle a la pasta tiene que estar preparado desde antes o bien ir elaborándolo al mismo tiempo porque una vez escurrida la pasta ésta tiene que ser mezclara rápidamente con la salsa para que se mezclen bien los ingredientes.
  6. Cocinar la pasta el día anterior: mucha gente que trabaja fuera suele cocinar pasta por la noche para comérsela al día siguiente. Es un recurso muy bueno pero la pasta pierde muchísimo sabor, lo que debe hacerse es cocerla y comerla a los pocos minutos de haberla cocinado. Si dejamos pasar demasiado tiempo la pasta se convierte en una masa con una textura blanda y poco apetecible.
  7. Añadir poco agua: la medida ideal para cocer pasta es de un litro por cada cien gramos de pasta así que no temas, echa todo el agua que quieras, es peor no añadir suficiente porque entonces se pegará.
  8. Elige la pasta según la salsa: existen muchísimos tipos de pasta pero no todos van bien con las salsas por eso dependiendo de lo que nos apetezca comer escogeremos una pasta u otra. Las espirales son mejores para acompañar a salsas consistentes y las pastas largas y finas van mejor con salsas más líquidas. 

¿Cuántos de estos errores conocíais?