sandia-grande

La clave para que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes reside en su alimentación y la realización de ejercicio de manera regular.

Para que esté bien alimentado es necesario ofrecerle una dieta completa, equilibrada y también variada que incluya productos de todos los grupos alimenticios.

Es importante recordar también que los niños tienen que hacer al menos cuatro comidas al día: desayuno, comida, merienda y cena. Los nutrientes que debe tomar a diario son:

  • Hidratos de carbono: el 50% de su alimentación diaria tiene que estar compuesta por hidratos de carbono, que le aportarán la energía que necesita. Estos nutrientes se encuentran en las frutas, verduras, legumbres, patatas y cereales.
  • Grasas: un 35% de su dieta. Aportan energía y además dan sabor a los alimentos. Destacan entre ellas los lácteos, el aceite y los frutos secos.  
  • Proteínas: un 15% de su alimentación. Esenciales para su crecimiento, presentes en la carne, el pescado y los huevos.
  • Vitaminas y minerales: su trabajo es que funcione correctamente el sistema metabólico, lo que les hace imprescindibles.

Aunque ya hemos mencionado los porcentajes de nutrientes básicos que debe contener la dieta de los niños, os nombramos los alimentos que son especialmente buenos para nuestros hijos:

  • Leche: necesaria para fortalecer sus huesos y dientes. Regula las defensas y si la toman templada antes de acostarse les ayuda a dormir mejor. Lo recomendable para los niños es que tomen medio litro de leche al día repartida en dos o tres raciones.
  • Huevo: aporta vitaminas A, E, D y B12 y numerosos minerales como el fósforo, el hierro o el zinc. Entre sus propiedades está también la de ayudar en el desarrollo del cerebro o proteger la piel.
  • Arroz: es uno de los alimentos que forman parte de la base de la pirámide alimenticia y por eso puede tomarse a diario. Es fácil de digerir, proporciona energía y fortalece el sistema inmunitario.
  • Tomate: la mayor parte del tomate es agua pero también es muy rico en vitaminas y minerales. Es antioxidante, desinfectante y favorece el crecimiento.
  • Pollo: la carne de pollo es una buena fuente de proteínasmandarina-peque que además contiene muy pocas calorías. Rico en vitaminas B3 y B6, potencia el sistema inmunitario, refuerza el sistema nervioso y además mantiene el tono muscular.
  • Brócoli: uno de los mejores vegetales que hay para los niños, especialmente durante su etapa de crecimiento. Puede que no sea exactamente su favorito pero es un alimento muy completo gracias a su alto contenido en calcio, potasio, betacaroteno o vitamina B.
  • Avena: rica en vitamina B, hierro y calcio, la avena es uno de los mejores alimentos que hay para el desayuno al ser una fuente de energía que ayuda también a hacer la digestión por su alto contenido en carbohidratos y fibra.
  • Mandarinas: ricas en vitamina C y antioxidantes, son un alimento muy bueno para los niños y además a los bebés les suele encantar su sabor.  

¿Se os ocurre algún otro alimento sano que les guste a vuestros hijos?