comerfresa-grande

Como ya sabéis, para tener una vida sana es necesario hacer un poco de ejercicio regularmente y tener una dieta sana en la que abunden las frutas y las verduras. 

Pero lo cierto es que aunque hay que consumir cinco piezas de frutas y verduras al día, no siempre lo hacemos de la forma correcta, lo que hace que nuestra vida sana deje de serlo un poco.

Éstos son algunos de los errores más comunes que cometemos cuando consumimos fruta: 

  1. Comer demasiada fruta: sí, es posible comer fruta de mbolfresas-pequeás, y muchas veces no somos conscientes de que ni tanto ni tan poco, no hay que pasarse. Un exceso de fruta puede producir diabetes debido a que algunas frutas contienen mucha glucosa. Por ese motivo ya sabéis, cinco piezas al día de fruta, verdura o fruta y verdura.
  2. No comerse la piel: aunque en algunas frutas es necesario quitarla, como en el caso de la piña por ejemplo, la piel de las frutas contiene vitaminas A y C, antioxidantes y un montón de beneficios para nuestro organismo. Prueba a comerte la piel de la manzana, la pera, la ciruela…
  3. Beber sólo zumos: aunque también es bueno tomar zumos de frutas, lo cierto es que es más recomendable comerse la fruta entera, la fruta exprimida pierde toda su fibra, uno de sus nutrientes más importantes. Para que nuestro cuerpo absorba todas las sustancias que nos aporta la fruta lo idea es cortarlas y masticarlas aunque si nos gustan mucho los zumos también  lo que podemos hacer es combinarlo, tomar zumos y también frutas enteras. 
  4. Comer siempre la misma fruta: aunque hay algunas frutas que inevitablemente nos gustan mucho más que otras lo ideal es comer frutas de forma variada, no siempre la misma. Las frutas son muy distintas entre sí y cada una de ellas nos aportan unas vitaminas y minerales que difieren también.
  5. Comer la fruta sola: sin duda una fruta siempre será más sana que comerse un caramelo, peor si comemos la fruta siempre sola es posible que su índice glucémico aumente nuestro azúcar en sangre, por eso es buena idea mezclarla con otros alimentos como cereales, semillas, granos, yogur…zumos-fruta
  6. Cenar solo fruta: mucha gente cuando se pone a dieta decide que se va a alimentar a fruta, pero lo cierto es que aunque la fruta es un grupo de alimentos muy saludable no podemos utilizarla para sustituir otros nutrientes que nos aportan otros alimentos. Por ejemplo, mucha gente piensa que una cena a base de fruta es ligera y no engorda cuando ocurre al revés, si nos vamos a la cama tras comer fruta lo más probable es que engordemos. La fruta son hidratos de carbono, un nutriente que nos proporciona mucha energía y tomándola para cenar no gastamos esa energía. Así, la última comida del día no debe ser abundante y tiene que ser muy ligera, comeremos fuentes de proteínas como carne, pescado, huevos o queso.
  7. Comer fruta de postre: aunque de pequeños nuestras madres siempre nos hacían comer fruta después de comidas y cenas, lo cierto es que es mejor que comamos fruta para almorzar o merendar en vez de después de comer puesto que la fructosa que contiene nos aporta mucha energía que si no consumimos se transforma en grasa.