nina-fruta-grande

No  se trata sólo del mantra que nos repiten a diario nuestras madres, organismos como la Organización Mundial de la Salud recomiendan consumir a diario al menos cinco porciones de frutas y verduras para prevenir multitud de enfermedades, tales como el cáncer, la diabetes o la obesidad. 

A pesar de los esfuerzos de dietistas y nutricionistas, lo cierto es que los vegetales y las frutas son cada vez más escasos en las listas de la compra de los hogares, algo que a la larga traerá consecuencias a nuestros organismos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las personas tan sólo ingieren de media entre el 20% y el 50% del mínimo de frutas y verduras recomendadas. La Organización Mundial de la Salud por su parte calcula que cada año son 1,7 millones las personas que mueren por enfermedades asociadas al bajo consumo de estos alimentos. Se trata de uno de los diez factores de mayor riesgo de mortalidad que existen en el planeta.

¿Por qué cinco raciones diarias?

Lo cierto es que las frutas y hortalizas frescas son una fuente natural de multitud de vitaminas y micronutrientes que el organismo necesita para funcionar bien pero deben formar parte de una dieta equilibrada que también contenga carbohidratos, proteínas y grasas.

fruta-peq

Los motivos que convierten a estos alimentos en imprescindibles en todas las dietas también son cinco:

  1. Bajos en calorías: tanto las frutas como las verduras aportan mucha energía y nutrientes al tiempo que resultan ligeros para nuestro cuerpo. Por ejemplo, una porción de fruta aporta aproximadamente 80 kilocalorías y una de vegetales 25 kcal.
  2. Ricos en fibra: gracias a su alto contenido en fibra previenen y combaten el estreñimiento, regulan las vías gástricas y previenen enfermedades como el cáncer de estómago. 
  3. Regulan nuestro metabolismo: gracias a su alto contenido en fibra controlan nuestro metabolismo ya que la fibra absorbe la glucosa de los alimentos, evitando que ésta pase al torrente sanguíneo y genere problemas de obesidad, diabetes o resistencia a la insulina.
  4. Disminución del colesterol y los triglicéridos: esa misma fibra ayuda a absorber el agua de los alimentos y transforma las grasas que ingerimos, lo que previene al mismo tiempo de padecer problemas cardiovasculares.
  5. Antioxidantes: su alto contenido en vitaminas y minerales favorece la longevidad y el bienestar de nuestro organismo. Sus nutrientes combaten los radicales libres que producen las células del organismo, responsables de la inflamación y envejecimiento del cuerpo. Estos mismos nutrientes dan el color vistoso a frutas y vegetales.
¿Conocíais todas las propiedades que aportan las frutas y las verduras?¿En vuestra casa coméis cinco raciones diarias de frutas y verduras? Contadnos ;)