caja-fruta-grande

Una nueva moda que se está instalando poco a poco en los hogares de la gente joven y no tan joven es reciclar objetos y convertirlos en decoración. Sí, como lo leéis, ya sean cajas de fruta, palés, cajas de madera…lo importante es reutilizar algo que íbamos a tirar y dejarlo precioso. Barato y además único en tu hogar.

En este caso os vamos a hablar del reciclaje de cajas de fruta. Todos hemos comprado alguna vez una caja de deliciosas fresas y cuando nos la hemos terminado hemos pensado en hacer algo con ella porque nos daba pena tirarla ¿verdad? Bueno pues reciclándolas no tendremos que volver a sufrir por tirarla o no, podemos convertirla fácilmente en un revistero, una estantería o incluso una mesita de noche.

Las cajas de madera en general y las de fruta en particular son muy populares gracias a su versatilidad puesto que tanto grandes como pequeñas pueden convertirse en un montón de cosas prácticas. La madera de la que están formadas es además fácil tanto de trabajar como de decorar.

Pasos para reutilizar una caja de fruta

caja-pinceles-peque

Lo primero que tenemos que hacer con nuestra caja limpiarla un poco con un paño seco, después la lijaremos para de esta manera acabar con las impurezas y suavizar lo máximo posible su superficie.

Tras lijarla la imprimaremos para asegurarnos de que la pintura se adhiere sin problema. La imprimación sirve para preparar una superficie que después va a ser pintada ya que facilita su adhesión. Sus funciones son sellar, fijar, aislar y proteger y se puede aplicar en cualquier superficie. 

Justo después de imprimarla la pintaremos como más nos guste, si vamos a dejar el mueble en casa utilizaremos pintura de interior, si en cambio es para el jardín será pintura de exterior.

Una opción interesante de pintura es la Chalk Paint, un tipo de pintura que se está haciendo muy popular entre los amantes del Do It Yourself al ser sencilla de aplicar y ofrecer un acabado perfecto.

La pintura es de base acuática, por lo que no hay malos olores y permite mezclar los colores, no necesita de imprimación previa y además no se cuartea, lo que la convierte en la pintura ideal para este tipo de muebles.

Finalmente la barnizaremos para que la pintura dure más tiempo sin desconcharse.

Otra posibilidad en vez de pintarla puede ser forrarla de tela o hacer un “decoupage” con algún estampado que nos guste, las posibilidades como hemos dicho son infinitas y totalmente al gusto de cada uno.

Os dejamos este tutorial en el que os explican cómo decorar una caja de frutas de forma sencilla y personalizada: