sol-playa-grande

El verano es la época del año en la que disfrutamos de la playa, de nuestras vacaciones y especialmente del sol ya que es la época en la que más calienta y más tiempo tenemos para exponernos a él.

Pero aunque a todos nos gusta tomar un poco el sol de vez en cuando para aumentar nuestra vitamina D, es importante recordar además de sus beneficios sus inconvenientes.  Además de echarnos la crema solar correspondiente, podemos contribuir a proteger a nuestra piel del sol con nuestra alimentación.

Es verdad que no existen alimentos mágicos que nos protejan de él pero sin duda seguir una dieta sana y equilibrada es un buen primer paso. Debemos comer al menos cinco raciones de vegetales y fruta al día, lo ideal sería que fueran tres raciones de verduras y hortalizas, una de ellas cruda y también dos piezas de fruta.

Entre las frutas y verduras existen además una serie de alimentos que nos protegen un poco más del sol que el resto debido a sus propiedades:

  • Tomate: gracias al licopeno que contiene previene las quemaduras en la piel, creando una barrera protectora natural que nos protege del astro rey. Aunque todos los tomates nos protegen del sol, los cherry en particular lo hacen aún más gracias a su elevado contenido en licopeno.
  • Espinacas: las espinacas contienen una gran cantidad de antioxidantes, que se ocupan de dispersarse por el cuerpo y destruir los radicales libres que aparecen debido a la exposición al sol.
  • Zanahorias: esta verdura es rica en betacarotenos, elemento que disminuye las reacciones adversas ante el sol. Contiene también antioxidantes, que mantienen nuestra piel sana y fresca.
  • Sandía: además de ser una de las frutas preferidas del verano, la sandía también es muy efectiva protegiéndonos del sol gracias al licopeno, que además es lo que le da ese color tan rojo.
  • Cacao: el cacao tiene muchísimas propiedades beneficiosas para nosotros y gracias a su alto contenido en antioxidantes también nos protege del sol. Eso sí, cuanto más negro sea mejor. 
  • Fresa: esta deliciosa fruta que tan bien combina con chocolate como con nata contiene antocianinas, que repelen los rayos UV y reducen los daños en el ADN de las células. fresas-peque
  • Té verde: el té verde se utiliza muchísimo en las dietas de adelgazamiento, sus propiedades antioxidantes reducen el enrojecimiento por rayos UV en un 25% además de mejorar nuestra elasticidad, hidratación, flujo sanguíneo y transporte de oxígeno. Una infusión que siempre deberíamos tener a mano.
  • Pimientos: debido a su alto contenido en vitamina A los pimientos logran proteger la grasa de nuestra piel, evitando así las quemaduras más graves.
  • Brócoli: gracias a su contenido en antioxidantes el brócoli reduce el enrojecimiento y la hinchazón por rayos UV en un 38%.
  • Kiwi: entre sus componentes están las vitaminas C y E, antioxidantes que mantienen fresca la piel al tiempo que evitan el envejecimiento.

Nos hemos centrado en la alimentación pero no podemos olvidarnos de su parte complementaria, la hidratación. El consumo de agua es fundamental para mantener nuestro cuerpo hidratado pero se trata de algo tan obvio que a veces ni nos percatamos. Debemos beber agua o bien líquidos sin azúcares durante todo el día. En cuanto a la cantidad, depende de lo que te pida el cuerpo, que es el más sabio.