sonrisa-grande

Para tener una sonrisa bonita y sana no hay que dedicarle demasiado tiempo pero sí hay que ser constante. Lavarse los dientes cada vez que comemos y visitar al dentista de vez en cuando para nuestra limpieza bucal es lo primero que debemos hacer, lo segundo es introducir en nuestra dieta alimentos que nos ayuden a tener nuestras encías sanas.

Los hábitos de salud dental deben empezar desde que somos pequeños para que nos acostumbremos a lavarnos los dientes tanto como a comer o a dormir. Entre los principales alimentos que no pueden faltar en nuestra dieta para conseguir una bonita sonrisa están:

  • Manzana: la fruta más recomendada por los dentistas. La manzana ayuda a disminuir las caries gracias a su contenido en polifenoles, antioxidante que funciona como antibactericida. Una buena manera de tomarla puede ser como merienda, y si es con la cáscara mejor todavía.manzana-peque
  • Leche: no sólo contiene calcio que fortalece los huesos, también caseína, proteína que disminuye los niveles de ácido en la boca. Tomando leche podemos neutralizar los ácidos producidos por las bacterias. Lo mejor es tomarla sola después de comer, cuando lo hacemos con cereales u otros alimentos pierde beneficios.
  • Queso: rico en calcio y fósforo, ingredientes necesarios para la salud de nuestros dientes. El queso equilibra el ph de nuestra boca, reconstruye el esmalte dental y además estimula la producción de saliva. Puede tomarse en bocadillos, ensaladas, con tortilla…las posibilidades son infinitas.
  • Agua: sin duda el mejor hidratante de todos, el agua nos ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo, además de favorecer la hidratación de nuestras encías y estimular también la producción de saliva. 
  • Chicles sin azúcar: los chicles sin azúcar son geniales para cuidar de nuestros dientes porque incrementan la secreción de saliva, lo que al mismo tiempo limpia de bacterias nuestros dientes. Es muy útil si no podemos lavarnos los dientes nada más comer, por ejemplo si comemos fuera o comemos en la oficina.
  • Té verde y negro: tanto el té verde como el negro son ricos en polifenoles, antioxidantes que cuidan de nuestros dientes. Entre sus virtudes está además disminuir el crecimiento de las bacterias asociadas con la caries y las enfermedades de las encías
  • Pasas: a pesar de ser dulces, las uvas pasas no tienen ni sacarosa ni azúcar de mesa, lo que evita que las bacterias se adhieran a nuestros dientes. Contiene además vitaminas, minerales y fitoquímicos, elemento que reduce nuestra placa bacteriana.
  • Kiwi: un solo kiwi contiene seis veces más vitamina C que una naranja, esta vitamina C es importante de cara a mantener el colágeno de las encías y evitar además enfermedades periodontales. Puedes añadir el kiwi a batidos, ensaladas o bien por sí solo desayunarlo o cenarlo.
  • Cebolla: la cebolla es un ingrediente esencial en la mayoría de los platos de la dieta mediterránea por lo que no os resultará difícil consumirla en vuestra dieta diaria. Contiene sustancias anti-bactericidas y sus efectos son más efectivos cuando se consume cruda. Cómela en ensaladas, guisos…

 ¿Conocías los efectos de estos alimentos? ¿Conoces alguno más?